Novela Gráfica: ¿más allá del cómic?

Tal y como comenté durante el día de ayer, el pasado viernes, colgué en Zona Negativa un artículo donde resumía mis impresiones acerca de la X Edición de Viñetas desde o Atlántico, Salón Internacional del cómic de A Coruña. Uno de los puntos sobre los que me centré fue el de las charlas-coloquio, durante las cuales los autores invitados departieron acerca de sus obras, trayectorias y demás temas sacados a colación tanto por los moderadores como por el público asistente. Como muestra, la charla titulada La novela gráfica, impartida por el ilustre bloggero Álvaro Pons, en la que realizó un completo y ameno repaso al significado, nacimiento, evolución y vigencia del término.

En relación a este tema, recientemente visité la sección de cómic de un establecimiento de la cadena La Casa del Libro, y cual fue mi sorpresa cuando, de entre los folletos que tenían a disposición del publico destacaba uno cuyo título, adyacente a una ilustración de Blacksad, de Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido, rezaba “Novela gráfica: más allá del cómic. El género de viñetas elevado a su máxima categoría de la mano de los mejores ilustradores”.

Confrontando ambas cuestiones, y siempre desde un punto de vista subjetivo, me animo a extraer las siguientes conclusiones:

1.- No cabe duda de que quienes amamos los cómics debemos congratularnos de que cadenas como La Casa del Libro y la Fnac, o editoriales como Anagrama, DeBolsillo o Mondadori, estén apostando tan fuerte por el noveno arte. Esta circunstancia, unida a la publicación cada vez más habitual de reportajes, artículos o reseñas de cómics en revistas y diarios, tanto gratuitos como de pago, se antojan como herramientas básicas en la promoción, difusión y normalización del medio a nivel nacional. En este punto, el incontestable éxito de las adaptaciones cinematográficas de tebeos ha jugado a favor de la industria, al menos a medio plazo, pues soy de la opinión de que el del cine y el cómic es un matrimonio de conveniencia de incierto futuro, idóneo para paliar la falta de creatividad y originalidad imperante en Hollywood. Tiempo al tiempo…

2.- Tal y como comentaba el carcelero en su exposición, el término y el formato de las novelas gráficas resulta realmente goloso para los grandes establecimientos: la apariencia de libro, con cuidadas ediciones, y la huída de términos cómo cómic o tebeo, erróneamente asociados a un público no adulto, resultan determinantes en la promoción de este tipo de productos. Evidentemente, toda empresa busca implementar sus beneficios, tratando de llegar a un abanico de clientes lo más amplio posible. El caso de estas cadenas no es una excepción, de modo que en la actualidad tratan de aprovechar el tirón mediático (al que han contribuido) de los cómics. Hasta aquí ningún problema. El tema se vuelva más espinoso si la promoción del medio se centra casi en exclusiva en una parcela teóricamente muy acotada, hasta el punto de contribur a ofrecer una visión muy limitada del mundo del cómic.

3.- Centrémonos en la frase promocional utilizada por La Casa del Libro: “Novela gráfica: más allá del cómic. El género de viñetas elevado a su máxima categoría de la mano de los mejores ilustradores”. Siendo quisquillosos, llama la atención el hecho de que, aparentemente, se considere a los cómics como un género, por no mencionar el desacierto que implica la omisión de toda mención a los guionistas. O tal vez esté malinterpretando la frase, y se estén refiriendo a los cómics como un género literario, dando por descontado el protagonismo de los guionistas. En el mejor de los casos, resulta un enunciado un tanto confuso, y abierto a diferentes interpretaciones. Pero la clave, el detonente de que haya decidido redactar este farragoso post es el considerar la novela gráfica (“…más allá del cómic.”) como categoría superior del noveno arte. Bien es cierto que bajo la denominación de novela gráfica se han publicado algunas de las más interesantes obras de los últimos años. Así, por citar ejemplos contenidos en el folleto de La Casa del Libro, podríamos destacar Contrato con Dios, de Will Eisner, Ghost World, de Daniel Clowes, Paracuellos, de Carlos Giménez, Blankets, de Craig Thompson, Jimmy Corrigan, de Chris Ware, Watchmen, V de Vendetta y From Hell, guionizadas por Alan Moore, e ilustradas por Dave Gibbons, David Lloyd y Eddie Campbell. Pero no es menos cierto que el término novela gráfica es demasiado vago, amplio e indeterminado como para considerarlo definitorio de un género. En contraposición, tratando de ser más precisos, los cómics citados con anterioridad sí pueden considerarse como representativos de diferentes géneros (biográfico, costumbrista, superheróico,…). Pero aunque en los últimos tiempos incluso la recopilación de arcos argumentales de cualquier colección mensual de género superheróico ha llegado a ser considerada como novela gráfica, podría llegar a aceptarse la definición del novela gráfica como una única historia supuestamente de mayor calidad que la media, publicada en un formato lujoso, y destinada a un público adulto.

La popularización de este término, que inicialmente parecer positiva, puede terminar convirtiéndose en un arma de doble filo para quienes nos enorgullecemos y disfrutamos con la diversidad existente en el mundo del cómic, corriendo el peligro de ofrecer una visión cercenada de un medio lo suficientemente rico como para que no se limite a obras centradas en determinados temas, abordados desde unas ópticas concretas y publicados en formatos específicos. Más aún cuando la denominación parece utilizarse (intencionada o inconscientemente) de forma eufemística, con el supuesto objetivo de dignificar, de hacer más repetables, los cómics o tebeos, que es, ni más ni menos, lo que son las novelas gráficas.

4.- En definitiva, el proceso de normalización de los tebeos como una manifestación cultural tan válida y respetable como la que más, parece que está en marcha. Y esperemos que fructifique. Pero al igual que sucede con el cine, la literatura o la música, hay cómics para todos los gustos, edades y publicos. Sería una lástima que los medios generalistas y superficies comerciales se centraran de forma casi exclusiva en una parcela que, en mi opinión, resulta difusa, y que en demasiadas ocasiones oculta ínfulas de superioridad y pretenciosidad. Sea como fuere, quedándonos con el aspecto positivo, esta maniobra comercial parece estar dando sus frutos, y quien escribe estas líneas no puede evitar alegrarse de que cada vez más gente deje a un lado sus prejuicios y se decida a leer cómics, tebeos, historietas, bandas deseñadas, bande besinée, quadrinhos o comic-books. Da igual cómo decidan llamarlos… mientras se lean y no dejen de darse a conocer grandes historias que tal vez no encuentren acomodo dentro de definiciones artificiosas.

En fin…que los pacientes e incautos lectores que hayan llegado hasta aquí acepten mis disculpas por este divagatorio post, tan extenso como farragoso. Pero no querría finalizar sin invitaros a compartir vuestra opinión en este blog.

Un saludo y hasta pronto (eso espero!)

Anuncios

16 Respuestas a “Novela Gráfica: ¿más allá del cómic?

  1. >>podría llegar a ceptarser la definición del novela gráfica como una única historia >>supuestamente de mayor calidad que la media, publicada en un formato lujoso, y >>destinada a un público adulto.

    Con esa definición DC hace 20 años se sacó de la manga su formato “Prestigio”. Papel satinado, tapas de cartón, entre 50 y 100 paginazas, uau.

    “Cinematografía. Más allá de las películas”…

    A ver, que me parece nefasto, pero a los venden mi opinión no les interesa porque ya soy cliente. Lo que hace falta es ser comercial, y esto lo es “No, no es un tebeo, es una NOVELA GRÁFICA…”. Y de eso se trata. Me parece bien que el mismo plato se ponga en un envoltorio más bonito si con eso se vende mejor, aunque sepa igual en un plato de plástico. Creo quelo único que se debe pedir al formato es que sea autoconclusivo. Que no te quede un hermoso “continuará” en la última página.

    “Los mejores ilustradores”, claro que sí, que los tebeos se dibujan y el argumento sale sólo…lo dicho, penoso pero efectivo.

  2. Hay una cosa con la que no estoy de acuerdo. Dices que al decir Novela Grafica: “se ofrece una visión cercenada de un medio lo suficientemente rico como para que no se limite a obras centradas en determinados temas, abordados desde unas ópticas concretas y publicados en formatos específicos”
    ¿Y con la de cómic es mas amplia? Yo creo que ese termino como cualquier otro es tan grande como nosotros queramos que sea. Muchos te dirán que si usas comic solo te estarás refiriendo a la parcela del cómic americano. Lo del termino es muy relatico. Lo que si me ha parecido mal es ese lema pero como dice Calduch, si eso sirve para que la gente se sienta mas “cultureta” y se hacerque al tebeo me parece bien.

  3. Daniel, desde luego, la terminología es muy relativa, por eso termino escribiendo lo de “Da igual cómo decidan llamarlos… mientras se lean y no dejen de darse a conocer grandes historias que tal vez no encuentren acomodo dentro de definiciones artificiosas.”

    Y coincido contigo y con Calduch en que si la terminología aplicada tiene como consecuencia que un público más amplio se acerque a los tebeos, por mí encantado. Lo que quería decir, y tal vez no expuse con la claridad necesaria, es que no puedo evitar que me apene ese complejo de inferioridad, esa necesidad de buscar nuevos términos, o aplicar viejos términos más rimbombantes para denominar a los tebeos. Una divagación pura y dura, lo sé… 🙂

    Un saludo!

  4. como asiduo lector de comics que soy creo que la diferencia entre una novela grafica y un comic cualquiera en notoriamente visible.

    yo leo basicamente comics de marvel, y en especial spiderman. y si uno lee por ejemplo “Spiderman: the lost years” va a notar la diferencia de un comic de spidey y una novela grafica del trepamuros. y en especial esta debe ser lo menos llevadero al cine que tiene el buenazo de peter (o ben reilly en este caso)

    muy bueno el articulo

    sevemos

  5. a mí esto de la terminología me sigue pareciendo un cuento chino. Al final, todos estamos leyendo “lo mismo”: viñetas con dibujos y diálogos. Con continuarás. Sin ellos. Con dibujos que interesen más que la historia. Con una historia que te hace casi olvidarte del dibujo. Da igual.

    Que haya quien, por ir de culto o de snob o de lo que sea, prefiera usar términos más rimbombantes como “Novela Gráfica” (y se está comprando, por ejemplo, un Absolute de Planeta o BoMe de Panini) no hará sino engañarse: se va a leer un cómic. Un tebeo si queremos usar la palabra española. Y punto 😛

  6. Poio, gracias por el comentario. Pero sigo sin ver demasiado clara lo que para otros es cristalino. No me convence el término, ni la razón por la que en demasiadas ocasiones es utilizado, pero me congratulo por los resultados: que se lean más tebeos.

    IvanN, totalmente de acuerdo contigo! 😉

    Un saludo!

  7. Saludos, anfitrión.

    Yo cogí ese mismo folleto hace unas semanas en La Casa del Libro y tras leerlo pensé, casi punto por punto, lo que has expuesto: qué bien que se normalice la entrada de tebeos en las sacrosantas librerías, pero qué lástima que se haga casi como pidiendo disculpas por su “frivolidad” (excusatio non petita, acusatio manifiesta). De hecho (no tengo el folleto a mano), en el interior se comenta alguna de las obras diciendo algo así como que “casi se narra en forma de cómic”. Toma castaña: es que SON cómics. Como decís Calduch y tú, el término “novela gráfica” es bastante equívoco y yo diría que incluso prescindible: puede llevar a error a la gente no iniciada (que se lleva un chasco al abrirlo y encontrar…¡sí, un tebeo, no un texto ilustrado!) y además sirve para hacer trampa con las reediciones de arcos argumentales de series regulares (como en el caso del tomo de Sandman anunciado en el folleto).

    Por otro lado, me indignó bastante la absoluta falta de conocimiento mostrada por quien quiera que hiciese los comentarios a las obras en cuestión: ¡casi no se notaba que no las había ni olido! Según sus reseñas, Paracuellos es un alegre resemblanza de la infancia en los cincuenta; Persépolis transcurre en algún remoto lugar arabesco (vamos, sencillamente en Irán); Watchmen es una crítica al mundo tecnológico (!?!?!?!? FLIPO); y todo así. Cuando la contraportada no le ha dado muchas pistas sobre el contenido, dice vagamente que es una deliciosa mezcla de magia y poesía y técnicas narrativas innovadoras que van más allá de sus predecesores y tal y se queda tan a gusto. Lo siento por la gente que haya cogido el folleto para informarse.

    Bueno, creo que me he pasado en la longitud de mi respuesta. Disculpas, cambio y corto.

    PS Off Topic: ¿Alguien me puede decir (no miro a nadie, anfitrión 😉 ) si ha llegado a España de algún modo o manera la serie semiregular de Rondador 2004-2006?

  8. Vamos, que me toca buscarme la vida hasta que se animen en Panini, porque como ya ha transcurrido mucho tiempo… Ferpectamente: ¡pues yo no compro por Internet, así que voy lista!

  9. Disculpa la tardanza en la respuesta Liebre de Marzo. Como comenta IvanN, de momento no está demasiado clara la publicación de la serie regular (cancelada) de Rondador Nocturno en España. Lo último que ha comentado al respecto Alejandro M. Viturtia, editor de Panini, es que “está en estudio”.

    A ver si hay suerte, y ve la luz por estas tierras, porque yo tampoco compro por internet! 😉

    Y los comentarios a las obras del catálogo de La Casa del Libro son, efectivamente, de risa. Sencillamente lamentable.

    Un saludo!

  10. Si bien el término “novela gráfica” puede ser de cuño reciente, no por eso se trata de un error. Del mismo modo como un cuento no es una novela, una historieta no es una novela gráfica. No se trata de darle más o menos respeto a uno u otro formato, sino de situarlos en su adecuado espectro de mercado y público objetivo.

    El término “comic” por su parte, es uno de los logrados ejemplos de los norteamericanos por pretender uniformar al resto del mundo bajo sus particulares criterios. “Tebeo” es demasiado localista, e “historieta” tiene una morfología que trasunta menosprecio. Debe todavía encontrarse un término que derribe al comic, supere al tebeo y destierre a la historieta. Pero “novela gráfica” ya tiene un sitial bien ganado.

    Todos aquellos que nos dedicamos a esto, que amamos el contar historias mediante dibujos, tenemos que remar para un mismo lado, que es dignificar nuestro trabajo y hacerlo rentable, que nos permita vivir de lo que amamos.

    Yo soy editor, pronto a publicar nuestra primera novela gráfica. No le llamo historieta, tebeo o comic, porque claramente no es ninguno de ellos. Así como no todo lo que tiene pintas es una vaca, tampoco todo lo que tiene viñetas es una novela gráfica. Si quieren más detalle, pueden visitar mi blog en mythicaediciones.blogspot.com

    • Estoy de acuerdo con el señor Manquenahuel, creo que el habla hispana es má rica culturalmente que la anglosajona, no es que sea un experto, pero me defiendo en Inglés y Alemán, por mi prontuario familiar, y creo necesario buscar un término que mejor representeal 9ºArte. Comics también me suena algo despectivo, seguramente que para los gringos está bien pero para nosotros se asocia a niños, viéndonos obligado a poner un Familie name, como dicen los alemanes, es decir un apellido obligado “Comics de Adulto”. Quizás es término que más me a gustado y aunque no corto es Historia Gráfica, que así como novela gráfica, le da un cierto respeto a este sacrificado trabajo.

      Saludos Ian

  11. Creo que la cuestión de cómo llamar al género literario gráfico es, si no vital para apreciarlo, lo suficientemente importante para discutirse, y es estimulante hallar sitios como éste donde se trata el tema con seriedad. Si las clasificaciones actuales se queden cortas (pues un cómic no es necesariamente cómico, ni una novela gráfica abarca todas las implicaciones de una novela), hay que buscar un término adecuado que ayude a seguir eliminando los prejuicios al llamado noveno arte. De repente se me ocurre “narraciones gráficas/ ilustradas”, aunque ésta a su vez se quedaría corta si llegara a surgir -como deseo- un estilo que deba llamarse “poesía gráfica”.

  12. Excelente, también fui y soy un amante de los comics, y las novelas gráficas como se les llama en la actualidad a los que tiene una extensión mayor, es algo parecido para mi gusto al rescate de el ¡Comics de Autor!, que tan maravillosamente se desarrolló en Europa. Si bien solamente he tenido una sola en mis manos de lo Propiamente se puede llamar novela gráfica (Watchmen).

    Como buen ignorante me gustaría consultar a los entendidos, acerca de los formatos tanto de páginas, como de la obra en sí misma, si varía en algo en las técnicas aplicadas a los comics, o simplemente es una obra más extensa de autor, como los antiguos albumes.
    Atentamente Ian Müller

  13. estoy a medio camino en un trabajo de largo aliento, que en principio surgió como un viejo guión de comics o tebeo como dicen los españoles, mal escrito en mi juventud, y que un amigo me alentó para convertirlo en una novela escrita, y que sigo con la duda de si no podría de repente convertirlo en una novela gráfica, me gustaría mostrar si es posible algunos malos bocetos de uno o dos personajes para su opinión.

    saludos y gracia

    Ian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s