Explorando lo Fantástico

14011.jpg Desde que en 1961 el talento y la imaginación de dos visionarios llamados Stan Lee y Jack Kirby confluyeron para dar vida y forma a Los 4 Fantásticos, el famoso cuarteto ha alternado períodos de gran éxito con otros de duro ostracismo. Pero nunca han dejado de ser uno de los más importantes iconos de Marvel Comics. No en vano, por la colección han desfilado los mayores talentos de la industria del cómic. Partiendo de esta base, el que Salvador Larroca fuera escogido en 1998 para ilustrar los guiones ideados por el mismísimo Chris Claremont para Los 4 Fantásticos, sumado al hecho de que sus sucesores fueron Carlos Pacheco, Rafael Marín y Jesús Merino, sólo puede ser calificado como un hito en la historia del cómic nacional.

De forma más que acertada, Panini Cómics ha tenido a bien recopilar ambas etapas en este coleccionable. Y si a lo largo de las entregas publicadas hasta la fecha hemos sido testigos de excepción de la tan meritoria como vertiginosa evolución estilística de Larroca, ahora ha llegado el momento de disfrutar con la visión que Pacheco, Marín y Merino nos ofrecen de “La Primera familia de Marvel”.

Pero antes de entrar en detalles, conozcamos cómo se fraguó este proyecto, llevado a buen término por el talentoso trío de gaditanos:

Corría el año 2000 cuando Carlos Pacheco (San Roque, Cádiz, 1961) barajaba la posibilidad de abandonar Marvel para emprender nuevos proyectos. Fue entonces cuando Bob Harras le ofreció encargarse del apartado gráfico de Los 4 Fantasticos, y Carlos, ni corto ni perezoso, respondió exigiendo ser autor completo de la serie. Para su sorpresa, Harras accedió a la pretensión, en un intento de contentar al dibujante gaditano para mantenerlo vinculado a la editorial. Consciente de la oportunidad de oro que se le acababa de brindar, Pacheco aceptó el reto, rodeándose de un equipo creativo de confianza: Rafael Marín como coescritor y Jesús Merino como entintador.

Con Rafael Marín (Cádiz, 1959), reputado traductor, novelista, articulista, guionista, y amigo de juventud de Pacheco, había creado las series Iberia Inc.y Triada Vértice, ambientadas en un universo superheróico hispano, y publicadas bajo el sello Laberinto, de Planeta DeAgostini. Otro proyecto que emprendieron en común fue la miniserie Inhumanos, publicada por Marvel Cómics.

En cuanto a Jesús Merino (Estella del Marqués, Cádiz, 1965), en 1998 se encargó del apartado gráfico de Triada Vértice, donde colaboró por vez primera con Carlos Pacheco. En 1999 repitió colaboración, entintando los lápices de Pacheco en la maxiserie Siempre Vengadores. El entendimiento fue total, y desde ese momento el dibujante gaditano confió en Merino para todos sus trabajos posteriores: Fantastic Four, JLA-LSA: Virtudes y Pecados, Arrowsmith, Superman / Batman, y Green Lantern. Sin lugar a dudas, forman un gran equipo.

Así pues, todo estaba dispuesto para emprender la aventura. A lo largo de los 20 números que en su edición original comprenden la “etapa gaditana” de los 4F, Pacheco y Marín centran sus esfuerzos como escritores en la recuperación del tono épico, aventurero y explorador de la colección, teniendo como claros referentes las míticas etapas de Stan Lee y Jack Kirby, y de John Byrne.

Por las páginas de estos cómics desfilan infinidad de personajes: desde viejos conocidos que desempeñarán el rol de secundarios, como Foggy Nelson, Alicia Masters, la agencia Control de Daños, Spiderman, Daredevil, Los Vengadores, Namor, o Hulka, hasta sempiternos integrantes de la galería clásica de villanos de Los 4 Fantásticos, como Diablo El Alquimista y Los Elementales, el SuperSkrull, El Amo de las Marionetas, Galactus, o Annihilus, Blastaar, Maximus El Loco y los Alfa Primitivos, recuperados con ocasión de la enésima visita de nuestros protagonistas a La Zona Negativa. Pero lejos de limitarse a recrear lo que ya se narró en su día, los guionistas españoles exploran nuevos terrenos de forma tan atrevida como acertada, creando personajes tan intereantes como Noé Baxter, Senso, Hellscout, Los Ocultos, o Abraxas.

Además de haber resuelto con habilidad cabos pendientes de otras etapas, otro de los logros de este equipo creativo es haber profundizado en la personalidad de los héroes: Mr. Fantástico y su eterno sentimiento de culpa y responsabilidad, la inmadurez galopante de La Antorcha Humana, coqueteando de nuevo con la fama, el tormento que La Cosa soporta por su apariencia monstruosa (habrá importantes novedades en este sentido), o la fortaleza innata de Susan, lazo de unión del cuarteto.

Y si en lo argumental el resultado final es digno de elogio, en el apartado gráfico la labor de Pacheco y Merino es sencillamente impresionante. Haciendo honor a su condición de dibujante-estrella, el de San Roque despliega todo su talento, obsequiando al lector con una demostración de las virtudes que ha acreditado a lo largo de su dilatada carrera: fuerza, dinamismo, detallismo, claridad narrativa y espectacularidad hacen del potente trazo de Pacheco, entintado de forma magistral por un sensacional Jesús Merino, la elección perfecta para ilustrar cualquier cómic de género superheróico. Sin embargo, debido a decisiones editoriales cuanto menos cuestionables, esta exhibición de talento se ve frenada por numerosos fill-ins que salpican esta etapa: Stuart Immonen, Joe Bennett, Jeff Jonson, Kevin Maguire, Tom Grummett o Mark Bagley cumplen con creces su labor, pero palidecen ante un inspiradísimo Pacheco.

A este respecto hay que añadir que al hacer balance de su trabajo en Los 4 Fantásticos, Pacheco y Marín no parecen estar totalmente satisfechos. La razón radica en las continuas ingerencias e intrusiones editoriales: la imposición de Jeph Loeb y Karl Kesel como encargados de los diálogos, limitaciones en lo que a la duración de las sagas se refiere y una obsesiva pretensión de mostrarse políticamente correctos, propiciaron que de las propuestas iniciales al resultado final mediara un abismo. Pero ello no obsta para considerar esta etapa como una lectura imprescindible, muy recomendable tanto para los incondicionales de esta colección como para aquellos que deseen aproximarse por primera vez al mágico Universo Marvel de la mano de sus más famosos exploradores: unos personajes que en cuanto les das la más mínima oportunidad, te atrapan. Acción, diversión, aventuras y sagas épicas, narradas a través de unos guiones inteligentes y un dibujo sencillamente espectacular, se darán cita en las siguientes entregas de este coleccionable.

Mark Waid, guionista de la etapa de la colección que actualmente se publica en España, puso en boca de uno de sus personajes la siguiente frase: “Quizá lleven bastante tiempo en activo, pero lo único viejo de Los 4 Fantásticos es que nunca dejan de conducirnos hacia lo nuevo” (Fantastic Tour nº 489 USA).

Razón no le falta al bueno de Waid, y lo cierto es que no se me ocurre mejor forma de empezar el 2006 que dejarse conducir hacia lo nuevo de la mano de Los 4 Fantásticos de Carlos Pacheco, Rafael Marín y Jesús Merino.

(Artículo publicado originalmente en el nº 14 del coleccionable semanal “Los 4 Fantásticos”, febrero de 2006; Panini Cómics España).

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Anuncios

9 Respuestas a “Explorando lo Fantástico

  1. ¡¡¡Ahhhhh!!! XD

    Esto lo explica todo: “Artículo publicado originalmente en el nº 14 del coleccionable semanal ”Los 4 Fantásticos”, febrero de 2006; Panini Cómics España”

    Porque vamos… la etapa de Pacheco en los 4F se resume con dos palabras: “re-frito”. XD

    Y ya está, podrían haber hecho maravillas y, no pasa de ser un re-frito… Y bueno, lo de las excusas que aparecen en los correos de Planeta (los editores son malos, etc., etc.) no tiene nombre.

    Saludos!!!

  2. Eugenio, conste que a mi esta etapa me gustó, y mucho. En cuanto a lo de que el artículo se haya publicado en el coleccionable, te aseguro que no tiene nada que ver en lo que a mi opinión acerca de esta etapa se refiere. Puedo ser muchas cosas, pero hipócrita no. Si algo no me gusta, prefiero abstenerme, o en su defecto, ahorrar comentarios elogiosos. Hasta ahora he tenido la suerte de que los pocos articulos que he publicado, o que voy a publicar, versan sobre series o etapas que me han gustado.

    Lo que si es cierto es que los comentarios de los autores en la edición de Planeta me dejaban a cuadros.

    Un saludo!

  3. No, hombre, no. XD

    No te estoy llamando vendido, pero viendo tu opinión totalmente contraria (exceptuando el apartado del dibujo que, aunque me gustó no me parece tan bueno) a la mía, tenía que buscar una explicación para tu opinión… Con el buen gusto que tienes… ;D

  4. Lo he visto, lo he visto.
    Lo que me preguntabas de la imagen del avatar, supongo que será cuestión de que tengas la cuenta de WordPress activa cuando dejas la respuesta o no… Pero la verdad es que no sé por qué aparecen y desaparecen…

  5. A mí esa etapa también me gustó bastante, y no creo que merezca calificarse de refrito, sobre todo cuando la de Waid probablemente lo sea aún más.

    Creo que añadieron cosas importantes a la mitología de los 4F, especialmente la retrocontinuidad sobre Noah Baxter, que ningún guionista posterior parece interesado en continuar. Y lo mismo con Hellscout, que es aprovechable para el futuro, pero que nadie parece interesado en retomar… o conocer. Tal vez con el final de lo de Abraxas se les fue la mano en tanto que montaron una especie de Crisis En Tierras Infinitas dentro del propio título de los 4F que afectaba a la estructura del Universo Marvel pasado y futuro. ¡Deberían de aprovechar este detalle en marvel para explicar los fallos de continuidad! 😀

    También es verdad que es una etapa que viene justo después de la que para mí es la peor de toda la historia de los 4F, que es la guionizada por Claremont. Aunque tratándose de un título con la longevidad de los 4F, ser el peor también tiene mérito a su manera. 😉

  6. Si, Hellpop, te doy la razón. La calificación de refrito es pelín gratuita, más aún teniendo en cuenta que el 90% de los títulos Marvel no hacen sino explotar y reformular historias narradas una y mil veces con anterioridad.

    La etapa española de los 4F tiene el mérito de arriesgar, introducir conceptos, personajes y situaciones nuevas que, como bien dices, no han sabido explotar los sucesivos guionistas. Aunque, si tienes la oportunidad de echarle un vistazo a Los 4 Fantásticos: Enemigos, de Robert Kirkman y Charlie Adlard, no la desaproveches!Te llevarás más de una sorpresa, 😉

    Un saludo!

  7. Mmmh… te agradezco la recomendación porque estaba pensando en si pillarme o no ese tomito de Enemigos. Si no me gusta, ya sabes… me pasaré a pedirte 9 euros 😉

    Por cierto, que leyendo tu texto me han dado ganas de releerme la etapa de Carlos Pacheco, a ver si la veo igual unos pocos años después… ahora sólo tengo que encontrar tiempo. También es verdad que pienso en Bennett y Johnson y me mareo y se me quitan las ganas de releerlo… 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s